Qué hacer si tu perro tiene miedo a los petardos

Ya estamos casi en San Juan y, como cada año, muchas personas me escriben para preguntarme qué pueden hacer para que su perro no lo pase tan mal. La respuesta es sencilla: en menos de un mes, ¡no puedes hacer nada! Es imposible corregir el miedo a los petardos en tan poco tiempo. Sin embargo, sí hay algunos consejos que puedes aplicar para intentar que tu perro esté algo más tranquilo durante esta noche. ¡Veamos cuáles son!

Qué no debes hacer si tu perro tiene miedo a los petardos

Muchas veces, la frustración de ver que nuestro perro está tan asustado por algo como un petardo puede hacer que queramos reñirle, sobre todo si su actitud es muy intensa y escapa a su control (por ejemplo, se esconde en sitios extraños, ladra sin parar, su actitud se vuelve difícil de controlar…). En estos casos es MUY importante que recuerdes que tú puedes entender qué es un petardo y por qué suena así, pero eso es imposible para tu perro. Él o ella solo oye un ruido ensordecedor, cuyo origen no puede identificar. Si a esto le sumas un castigo por tu parte, solo empeorarás la situación.

Además de no castigarle jamás por estar asustado, si tu perro tiene miedo en San Juan no debes:

  • Ignorarle si busca refugio a tu lado. Para tu perro tú eres su referencia y es normal que acuda a ti cuando esté asustado.
  • Molestarlo si busca refugio lejos de ti. Muchos perros buscan un “lugar seguro” donde aislarse del ruido y sentirse a salvo.
  • Forzarle a afrontar sus miedos. Recuerda, tu perro no es capaz de comprender qué es un petardo. Solo puedes trabajar ese miedo con mucho tiempo y de forma paulatina, de ninguna manera intentar que lo supere el mismo día de San Juan.

Herramientas que puedes usar para reducir la ansiedad de tu perro en San Juan

Si tu perro tiene miedo a los petardos, una de las mejores cosas que puedes hacer por él o ella es habilitarle un lugar seguro. Muchos perros se buscan escondites en casa (debajo de la cama, bajo una mesa, o incluso dentro de la ducha o bañera) así que ¿qué mejor que habilitarle un lugar específicamente para estos días? Un transportín es una gran solución: colócalo en el lugar más silencioso de la casa, con agua, una mantita y, si puede ser, con las ventanas y persianas cerradas y las luces apagadas. Otros trucos que también funcionan:

  • Poner música relajante. ¡Pero ojo con el volumen! No la pongas muy alta o todavía le generarás más ansiedad
  • Usar aceites esenciales, flores de Bach o vendajes tellington touch
  • Comprar un gel para las encías (Sileo)

Si tu perro tiene muchísimo miedo, puedes consultar consultar con un etólogo o un veterinario la posibilidad de darle ansiolíticos. Y mucho cuidado con pastillas sedantes, ¡muchas veces solo dejan el cuerpo más o menos paralizado pero el animal sigue estando consciente y todavía más asustado! En tiendas especializadas como Gos Exprés encontrarás muchas opciones para ayudar a tu compi a estar más tranquilo.

Además de esto, también puedes darle un buen paseo con correa para evitar sustos: lo mejor es que os vayáis lejos de la ciudad y hagáis una buena ruta por la montaña, porque así estaréis lejos de ruidos y tu perro se cansará mentalmente, por lo que estará más cansado en la noche y se relajará con más facilidad.

Durante la propia noche de San Juan puedes prepararle juegos de olfato o interactivos para reducir su nivel de estrés. Los masticables son una opción excelente, como por ejemplo los tendones, así que déjale algunos a su disposición pero no le fuerces a comerlos: él o ella decidirá si le apetece masticar para relajarse o si, por el contrario, prefiere no hacerlo.

Cómo hacer que mi perro no tenga miedo a los petardos

Corregir este miedo es una carrera de fondo: necesitas dedicarle mucho tiempo para ir poco a poco y asegurarte de que tu perro avanza en la dirección correcta. En cambio, muchos propietarios prefieren hacer un sprint y solo se acuerdan del miedo a los petardos de su perro cuando se acerca San Juan.

¡No dejes que a ti te pase lo mismo! Si tu perro tiene mucho miedo, pueden producirse situaciones indeseadas y peligrosas, y con paciencia es algo que puedes evitar para mejorar su calidad de vida. ¡Escríbeme y pongámonos manos a la obra!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *