La llegada del buen tiempo es sinónimo de más paseos al aire libre, excursiones por el campo, visitas a la playa… ¡Y leishmaniosis! Hoy queremos hablaros sobre esta importante enfermedad y responder unas cuantas preguntas básicas sobre la misma.

Lo que necesitas saber sobre la leishmaniosis

¿Qué es la leishmaniosis?

La leishmaniosis, también conocida como leishmania, es una enfermedad de la sangre producida por un parásito microscópico denominado Leishmania infanta; fuera de España existen otras especies de este protozoo, como la Leishmania tropica o la major. Este parásito vive en un tipo de leucocitos llamados macrófagos que se encuentran en la sangre, en las articulaciones, la piel y algunos órganos.

¿Cómo se transmite?

Cuando un tipo concreto de mosquito, denominado flebotomo, pica a un animal infectado, ingiere parásitos de Leishmania. En el estómago del mosquito se liberan, cambian de forma y empiezan a reproducirse. Así, la próxima vez que el mosquito pique a un animal, se producirá el contagio. Solo las hembras se alimentan de sangre: los machos se nutren únicamente de néctar y savia.

¿Cómo sé si mi perro tiene leishmaniosis?

El primer síntoma es la pérdida del pelo, especialmente en la zona de la nariz, las orejas y alrededor de los ojos. También suele haber una clara pérdida de peso aunque el perro no pierda el apetito, y un crecimiento desmesurado de las uñas.

A medida que la enfermedad va avanzando, aparecen heridas en la piel en aquellas zonas donde el perro está en contacto con el suelo al sentarse o tumbarse, por ejemplo. Si la enfermedad no se controla, aparecen otros síntomas más graves como la insuficiencia renal.

¿Cómo es la vida con un perro con leishmaniosis?

¿Mi perro puede contagiar a otro perro?

No, esto es imposible. La única vía de transmisión es a través de la picadura de un flebotomo infectado por la sangre de otro animal enfermo. No se transmite a través de ningún fluido corporal, así que si tu perro ha contraído la enfermedad puede convivir perfectamente con otros perros o animales sin que tengas que tomar medidas especiales.

¿Las personas pueden tener leishmaniosis?

Sí, las personas pueden contagiarse de esta enfermedad, aunque se produce en casos muy extremos: normalmente, las personas contagiadas padecen VIH o están en tratamiento con inmunosupresores. Del mismo modo, los bebés y los niños pequeños también pueden contagiarse ya que su sistema inmunitario todavía no está plenamente desarrollado.

Las personas se contagian también por la picadura del flebotomo, nunca por contagio a través de las mascotas que tengamos en casa.

¿Cómo puedo evitar que me pique el flebotomo?

Especialmente si vives en zonas donde este animal sea endémico, es importante que tomes precauciones en los meses que van de mayo a octubre. Utiliza medidas para proteger tu piel como lociones repelentes y ropa de manga larga que cubra brazos y piernas. Si tienes un bebé, también puedes cubrir el cochecito con una tela mosquitera.

¿La leishmaniosis tiene cura?

No, la leishmaniosis es una enfermedad con la que tu perro tendrá que vivir siempre. Si no recibe tratamiento acabará falleciendo, pero con las medidas adecuadas puede tener una vida larga y feliz siempre que tenga un buen seguimiento veterinario. Sí puedes prevenir su aparición mediante diferentes métodos, como collares repelentes o, recientemente, una vacuna específica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *