Elegir una correa para tu perro puede parecer una decisión sencilla, pero lo cierto es que influirá muchísimo en vuestra relación y en vuestro día a día. Por eso, hoy quiero hablarte sobre los tipos de correas para perro que existen, con sus pros y sus contras, para que sepas cuál es la opción ideal. Porque elegir la mejor correa para tu perro os ayudará a:

  • Tener un vínculo más fuerte
  • Poder comunicaros durante los paseos
  • Que tu perro tenga una vida más plena

¡Vamos allá!

educar al perro es importante para vivir en la ciudad

¿Qué tipos de correas existen?

#1 Correa de nudo corredizo

Este tipo de correa corredera se cierra sobre sí misma cada vez que el perro tira y provoca una sensación de ahogo o estrangulamiento. En muchísimas tiendas para mascotas las venden como correas antitirones. Pero lo cierto es que con estas correas los perros no aprenden a no tirar: aprenden a evitar el castigo, es decir, el ahogo.

Usar esta correa solo aporta consecuencias negativas a la relación con tu perro:

  • Muchos perros se acostumbran a la sensación de ahorque y siguen tirando cada vez que quiera acercarse a otro perro, persona, etc.
  • No genera ningún tipo de vínculo entre vosotros, ya que no podéis comunicaros a través de la correa
  • Puede provocar dolor e incluso lesiones que desencadenen problemas de conducta como respuestas agresivas  

#2 Correa corta

Estas correas miden como mucho 50 centímetros y están pensadas para evitar que el perro pueda separarse de ti en ningún momento. Tal como sucede con la correa de nudo corredizo, muchas tiendas la venden como correa antitirones pero esto no es verdad. La correa corta no evita que el perro tire, sino todo lo contrario: cada vez que tu perro quiera oler algo, tirará de la correa porque es físicamente imposible que pueda acercarse a algo sin tirar de ti, aunque sepa que no tiene que tirar, porque la correa no le deja otra opción. Como te decíamos al principio, los perros exploran el mundo a través del olfato, así que sacar a tu compi a pasear con este tipo de correa no le aporta nada positivo:

  • La correa, al ser tan corta, está constantemente en tensión y esa tensión se la transmites a tu perro
  • No tiene ningún tipo de libertad para poder pasear tranquilamente y relajarse
  • Estropea vuestro vínculo, porque pasear con una correa tan corta sin tirones es tremendamente complicado 

#3 Correa retráctil o tipo flexi

Muchas personas creen que este tipo de correa son la mejor opción porque el perro puede ir a donde quiera, ya que la correa se extiende a medida que el perro avanza. Esto es cierto, pero también tiene sus contras: para empezar, si necesitas parar a tu perro, no tienes forma de hacerlo con suavidad: la única forma de conseguirlo es pulsando el freno, y entonces la correa se bloqueará de golpe con el consiguiente tirón para tu perro.

Otro gran problema de este tipo de correas es que son muy peligrosas: producen quemaduras y cortes que pueden llegar a ser muy graves. Además, si se suelta se enredará con facilidad en la correa de otro perro y es muy complicado poder desligarlas.

#4 Correa larga

Se considera como correa larga a cualquier correa que mida más de 2 metros. Estas correas permiten que el perro vaya donde quiera y que tú puedas manejarla con comodidad y sin brusquedad, a diferencia de las correas flexi. Como contra, te diré que requiere aprender a llevarla para no hacerte un lío con tu perro: necesitarás un poco de práctica para acostumbrarte .

¿Por qué la mejor correa para tu perro es la correa larga?

Como ya te he comentado antes, la mejor correa para tu perro es la larga porque tiene muchísima libertad de movimiento para ir a donde quiera. Recuerda que los perros exploran el mundo a través del olfato, y esta es una necesidad básica que debes dejarle cubrir para que tu perro sea feliz y tenga una vida plena.

Un punto muy importante a favor de la correa larga es que te permite gestionarla correctamente para evitar problemas durante el paseo. Porque sí, muchísimos problemas que se dan mientras paseamos con el perro están directamente relacionados con cómo manejamos la correa. Piensa que los perros tienen una capacidad de asociación enorme: esto significa que tu perro puede aprender que correa equivale a tirones cuando se acerca otro perro, que a su vez puede traducirse en que otro perro equivale a algo peligroso y, por tanto, desencadenar conductas reactivas como ladridos o gruñidos.

Esto es casi imposible de hacer con una correa flexi, y ya no digamos con una correa corta. La correa larga, en cambio, te permite ir dando más o menos correa en función de la situación y hacerlo sin brusquedad ni tirones, evitando en todo momento que haya tensión.

Este tipo de correas se adaptan a cualquier perro, ya sean grandes o pequeños: las hay de diferentes grosores, con mosquetones de varios tamaños y, por supuesto, de todo tipo de materiales. Solo necesitas encontrar la que mejor se adapta a ti y a tu perro para tener la correa perfecta.

 

Una idea en “¿Cómo elegir la mejor correa para tu perro?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *